Contábamos con PLUNA | Inundaciones de 1959.

Otra catástrofe ocurrida en Abril, pero hace 61 años, recuerda la importancia de contar una línea aérea de bandera...

En Abril de 1959 nuestro país sufrió la peor inundación que se haya registrado en su historia, producto del desbordamiento de los ríos debido a lluvias torrenciales incesantes. El interior de nuestro país fue el más afectado, las lluvias comenzaron el 24 de Marzo y no cesaron hasta el 23 de Abril de dicho año.

Miles de personas tuvieron que ser evacuadas de sus viviendas, otras tantas habían quedado aisladas en sus casas por no haber podido salir a tiempo o simplemente por no haber querido abandonar sus bienes.

Debido al mal estado de las pistas de aterrizaje producto de las intensas lluvias, PLUNA -que por ese entonces cubría vuelos al interior de nuestro país- debió paralizar sus servicios.

Sin embargo, lejos de paralizar sus funciones y cerrar sus oficinas, la empresa se puso al servicio de la comunidad. Solidarizándose con la crisis que vivía nuestro país, PLUNA ofrece cuatro aviones DC-3, un Vickers Viscount, un Navion, talleres y servicios radiotelegráficos y meteorológicos, y toda su organización administrativa.

El personal de PLUNA se organizó para hacer turnos que cubrieran las veinticuatro horas del día para dar asistencia, especialmente en las comunicaciones. Los DC-3 trasladaron personal de la Cruz Roja, salvavidas y alimentos. Un Vickers Viscount de PLUNA voló a Washington (Estados Unidos) con el propósito de traer a nuestro país una carga de más de 8.000 kilos en materiales, ropa y medicamentos.

La labor de respuesta inmediata y posterior reconstrucción fue muy ardua y conllevó grandes sacrificios para los uruguayos, pero la solidaridad nacional e internacional contribuyó a aliviar la dramática situación.

En esta circunstancia, como en tantas otras, los uruguayos contamos con PLUNA.


Adaptado del libro conmemorativo de los 75 años de PLUNA, “Y el tiempo pasó volando”, narrado por María Silva, año 2011.


Niños reciben donaciones de manos de funcionarios de PLUNA, tras haber sido trasladadas por la empresa.


Donaciones que recorren el interior de nuestro país a través de aeronaves de PLUNA.